Conocer los distintos tipos de fuego nos ayudará a poder extinguirlos de la mejor manera, ya que nos indican la naturaleza del incendio al que nos enfrentamos, sus características y las mejores maneras de sofocarlo.

A continuación, te explicamos las clases de fuego y su naturaleza con más detalle. Vamos a verlos:

¿Cuáles son los 5 tipos de fuego?

 Los incendios se clasifican en 5 tipos según sus características, sobre todo por la naturaleza del combustible. Cada tipo de fuego involucra diferentes materiales inflamables y requiere un enfoque distinto. Tratar de combatir un incendio con el método incorrecto podría empeorar la situación resultando peligroso.

¿Qué es un fuego clase A y como se apaga?

Los fuegos de clase A son el tipo más común de incendio, además casi todos estamos familiarizados con ellos. Es el que se genera mediante materiales combustibles sólidos, como madera, papel, tela, basura o plástico.

Podemos iniciar incendios de clase A “intencionalmente”, por ejemplo, al encender una cerilla o al prender una hoguera. Un incendio involuntario de tipo A podría resultar de tirar una vela, una chispa perdida de una chimenea o de un rayo caído en un árbol.

Afortunadamente, los incendios de clase A son los más fáciles de extinguir, para ello se recomienda el uso de un extintor de agua o espuma. También se puede usar agua para apagar el fuego.

¿Qué es un fuego clase B y como se apaga?

 Los incendios de clase B involucran líquidos o gases inflamables como la grasa de petróleo, el alcohol, la pintura, el propano o la gasolina.

Estos tipos de fuego pueden ocurrir en cualquier lugar donde se almacenen o utilicen líquidos o gases inflamables, siendo muy importante no emplear jamás un extintor de agua en un incendio de tipo B, ya que la corriente de agua puede propagar el material inflamado en lugar de extinguir el incendio.

Los incendios de clase B deben extinguirse utilizando espuma, polvo o extintores de dióxido de carbono. No se debe usar agua para apagar estos incendios.

¿Qué es un fuego clase C y como se apaga?

 Esta categoría comprende todos aquellos fuegos que se originan por la combustión de gases a alta temperatura, como el metano o el gas natural. Este tipo de fuego se diferencia de otros porque suele aparecer con más rapidez y requieren polvo seco para su extinción

¿Qué es un fuego clase D y como se apaga?

 Aquí se engloban todas las clases de fuego que ocurren cuando un metal se enciende, comúnmente en entornos industriales.

Se requieren altos niveles de calor para encender la mayoría de los metales, lo que hace que los incendios de tipo D sean muy raros fuera de los laboratorios y entornos industriales, los incendios de clase D son a menudo causados por metales alcalinos como el potasio, el magnesio, el aluminio y el sodio, ya que pueden encenderse cuando se exponen al aire o al agua.

Los extintores de polvo seco son eficaces en incendios de metales, al separar el combustible del oxígeno o al eliminar el elemento de calor del incendio.

¿Qué es un fuego clase F y como se apaga?

 Debido al alto punto de inflamación de los aceites y grasas para cocinar, los incendios de clase F suelen comenzar cuando una sartén se deja desatendida durante demasiado tiempo en un foco de calor, principalmente en los fogones de la cocina.

Cuando esto sucede, debemos apagar el aparato de cocina del que proviene el calor, y eliminar posteriormente las llamas del fuego tipo F, tan pronto como nos sea posible.

Así como no se debe usar agua para tratar de extinguir un incendio de clase B, apagar un incendio producido por aceite de cocina con líquido, puede crear un efecto de salpicadura peligroso y propagar las llamas.

En su lugar, debemos extinguir un incendio de tipo F con un extintor químico húmedo.

Si estamos en casa y no disponemos de este tipo de extintores, lo ideal es tapar el fuego con una tapa (si este todavía no ha salido de la cazuela o sartén, y siempre que nos resulte sencillo e inofensivo hacerlo), otro consejo para fuegos pequeños de clase F es intentar sofocarlos con bicarbonato de sodio. Lo ideal es colocarse guantes para hacer todo esto y siempre que sean fuegos muy pequeños y controlados.

Algunas recomendaciones finales

  • Recuerda que utilizar agua en algunos tipos de fuegos, como los incendios de clase B y C, puede hacer que se vuelvan más peligrosos.
  • Si no puedes apagar un incendio por tu cuenta, abandona el área de inmediato y busca ayuda comunicándote con los servicios de emergencia en cuanto puedas hacerlo de manera segura.

Desde Previnsa, esperamos haberte ayudado a conocer mejor los distintos tipos de fuego y sus características.