Saber cómo funcionan los extintores de incendios puede ser decisivo en algún momento de nuestra vida, pues son elementos de seguridad esenciales en cualquier lugar donde pueda producirse un fuego.

Para apagar un incendio de la mejor manera posible, debemos saber además que existen varios tipos de extintores, y dependiendo del tipo de incendio, será más adecuado emplear un modelo u otro. A continuación, veremos qué es y cómo funciona un extintor de incendios, además de sus tipos para entender mejor su mecanismo de actuación.

¿Qué es un extintor de incendios?

Un extintor de incendios consiste en una bombona o cilindro de acero que contiene un agente extintor de incendios a presión (dependiendo del tipo de incendio a extinguir), de modo que al abrir una válvula el agente sale por la boquilla situada en el extremo de una manguera, que se debe dirigir a la base del fuego. También disponen de un dispositivo para prevención de activado por accidente, el cual debe ser deshabilitado antes de emplear el aparato.

De forma más precisa, se define un extintor como un aparato autónomo, diseñado como un cilindro, que puede ser utilizado y movido por una sola persona, que, utilizando un mecanismo de impulsión bajo presión de un gas o mediante presión mecánica, lanza el agente extintor en la base del fuego, para lograr extinguirlo

Hay de varios tamaños y tipos, desde los diminutos, que suelen llevarse en los vehículos, hasta los más grandes, que se ubican en un carrito con ruedas. El contenido puede variar entre 1 a 250 kilogramos de agente extintor.

Es importante recordar que cada tipo de extintor funciona según su tipo de incendio, aunque existen con múltiple capacidad extintora como por ejemplo “Extintor ABC”.

Tipos de extintores de incendios

Existen diferentes tipos de extintores y para elegir el adecuado debemos conocer el origen del incendio:

  • Extintor Clase A: Se emplea para apagar fuegos ocasionados por combustibles sólidos como madera, plástico o cartón.
  • Extintor Clase B: Para fuegos con combustible líquido, como aceite, gasolina o pintura.
  • Extintor Clase C: Para incendios con combustible gaseosos, como puede ser el butano o el propano.
  • Extintor Clase D: Se utilizan cuando el combustible del incendio es un metal: magnesio, aluminio en polvo o sodio.
  • Extintor Clase E: Cuando el incendio implica aparatos eléctricos, por ejemplo: una chispa en un circuito eléctrico, o un fusible que no funcionó correctamente.

Los extintores más comunes en el hogar suelen ser Clase ABC, ya que sirven para los tres tipos, combustibles sólidos (madera/cartón/plástico), combustibles líquidos (aceite/pintura) y también gases.

Cómo funciona un extintor de incendios

Para saber cómo funciona un extintor, debemos identificar sus diferentes partes. Por un lado, tenemos el botellón, que contiene el agente extintor, y a su lado, un recipiente que contiene el agente impulsor.

¿Cómo funciona mecánicamente un extintor de incendios?

Al abrir la válvula para hacer salir el agente extintor, el agente impulsor entra en el botellón, y al reaccionar con el agente extintor se genera un aumento en la presión que provoca su salida.

En este punto, debemos enfocar el material que sale expulsado del extintor hacia la base del incendio, y no hacia las llamas, pues solo de esta manera resultará eficaz.

Partes de un extintor de incendios

Para entender con detalle cómo funciona un extintor de incendios, es esencial conocer además cada una de sus partes:

  • Palanca de disparo: Es la que accionamos para hacer salir el contenido del extintor.
  • Precinto de seguridad: Es el plástico que indica si ha sido utilizado; si está roto, podrían haberlo usado y estar descargado.
  • Válvula de salida: Salida del cuerpo del extintor, está conectada (de forma permanente) a la manguera de descarga.
  • Manguera de descarga: Aporta movilidad y comodidad al accionar el extintor; siendo más sencillo de mover que el extintor completo.
  • Boquilla: Da forma y abre la salida del material químico del extintor, así el efecto llovizna resulta más eficiente al apagar el fuego.
  • Manómetro: Nos indica que todo funciona correctamente y con la presión adecuada. En caso de faltar, el extintor podría no funcionar bien.
  • Tanque: Cuerpo del extintor.
  • Tubo sifón: Es el tubo interno que contiene uno de los químicos, el cual se libera cuando accionamos la palanca de disparo, realiza la reacción química dentro del tanque (al entrar en contacto con otros químicos) y sale por la manguera de descarga.
  • Recipiente con resto de sustancias químicas: Que pueden variar en función del modelo con el que estemos trabajando.
  • Etiquetas de identificación: Nos aportan la información necesaria, como por ejemplo.
    • Tipo / clase de extintor de incendios: Indicando cuál es su tipo y para qué está indicado.
    • Fecha de caducidad: Para saber que siguen en vigencia, ya que deben ser  controlados y/o recargados anualmente.

En Previnsa encontrarás una amplia gama de cursos y formaciones donde aprender con detalle cómo funciona un extintor de incendios. Contacta sin compromiso para obtener más información.