Un espacio debidamente señalizado es clave para la prevención de riesgos. La señalización integral permite la seguridad, no solo de trabajadores sino de cualquier persona, en una instalación abierta al público.

¿Qué es la prevención de riesgos laborales?

La prevención de riesgos laborales es una disciplina que busca promover la seguridad y salud de los trabajadores en su entorno laboral. Para ello, identifica, evalúa y controla los peligros y riesgos existentes. Una vez detectados establece una serie de medidas enfocadas a prevenir, minimizar o evitar dichos riesgos laborales. Entre éstas destaca la señalización integral de la seguridad.

¿Por qué son tan importantes las señales de seguridad en la prevención de posibles accidentes?

Estas señales no solo sirven para informar o advertir de la existencia de un riesgo o peligro. También orientan a los trabajadores sobre la conducta a seguir para evitarlo. Y, en caso de riesgo,  indican la localización de salidas y elementos de protección.

Aún hoy en día siguen produciéndose muchos accidentes laborales. Muchos de éstos podrían evitarse si se usara correctamente la señalización de seguridad. Tanto es así, que su obligatoriedad está regulada por ley. Pero solo una señalización integral de seguridad tampoco es suficiente. Es necesario también que tod@s los trabajadores/as y visitantes conozcamos su significado.

Diferentes tipos de señalización

Encontramos diferentes tipos de señales, que se distinguen básicamente por su funcionalidad principal. Éstas se engloban en tres tipologías básicas, según su procedencia y forma, tal y como marca el Real Decreto 485/1997.

Señalización en forma de panel:

Son señales que, por la combinación de una forma geométrica, de colores y de un símbolo o pictograma, proporcionan una determinada información. Su visibilidad debe estar asegurada por una iluminación de suficiente intensidad. Se clasifican en diferentes tipologías según cuál sea su función principal:

·         Prohibición

Estas señales prohíben un comportamiento susceptible de provocar un peligro. El perímetro de las mismas viene delineado por el color rojo y el interior es blanco. La acción concreta que se prohíbe realizar es representada por un pictograma negro. Un ejemplo sería la de “Prohibido fumar”.

 

·         Advertencia

Las señales de advertencia usan los colores amarillo y negro y el mensaje suele estar dentro de una forma triangular. Su función es la de  advertir de un posible riesgo. Las vemos a menudo después de que l@s engargad@s de la limpieza hayan realizado su trabajo recordando un posible riesgo de resbalón o caída al estar el suelo mojado.

 

·         Obligación

Estas señales tienen el fondo azul y el mensaje viene representado por un pictograma de forma redonda y blanco en su interior. Marcan la obligatoriedad del uso de un determinado elemento, por ejemplo de un casco, y/o de un comportamiento concreto para su seguridad.

 

A parte de estas señales con un objetivo claramente marcado (prohibir, advertir u obligar) existen otras que únicamente vemos en espacios o circunstancias determinadas:

·         Situaciones de incendio

Podemos ver estas señales en transportes públicos por ejemplo. Combinan el color blanco sobre un fondo rojo e indican qué hacer en caso de incendio. Así, vemos mensajes como “Romper en caso de emergencia” sobre el cristal de una ventana o encima de un extintor. También dan información relativa a dónde se encuentran los equipos de lucha contra incendios.

 

·         Socorro o salvamento

Su máxima representación sería la típica cruz blanca sobre fondo verde. Estas señales, de forma rectangular o cuadrada, nos informan sobre dónde podemos encontrar un equipo de auxilio.

 

Todas estas señales en forma de panel se sitúan o bien en la proximidad inmediata del riesgo, o bien en el acceso a la zona de riesgo, si éste es general. Tanto o más importante que el uso de estas señales es cómo éstas son colocadas ya que deben ser visibles para los usuarios. Por tanto la posición y la altura debe tenerse en cuenta a la hora de situarlas. Además, el lugar escogido debe estar bien iluminado y en caso contrario añadirle iluminación artificial. También se pueden usar materiales fluorescentes.

Señalización acústica:

Estas señales son muy importantes cuando el peligro es inminente y se debe avisar del mismo lo antes posible. Se trataría de las alarmas o sirenas que transmiten la información de forma fácil y rápida. Para que puedan ser captadas con facilidad es importante que su nivel de sonoridad sea más elevado que el sonido ambiente. El objetivo es que este mensaje sea captado por todas las personas del perímetro de la zona de peligro pero sin que llegue a ser molesto o pueda perjudicarles su salud auditiva.

Señalización lumínica:

Como su propio nombre indica, estas señales se realizan mediante efectos visuales que se consiguen jugando con la luz. Para que sean visibles deben contrastar luminosamente con el entorno, siempre sin dañar  ni perjudicar  la salud ocular.

Otras señales de prevención

A parte de éstas, existe una serie de señalización de prevención de riesgos que no está contemplada en la normativa. Aquí encontramos por ejemplo las señales adicionales que son aquellas que, utilizadas junto a otra, facilitan informaciones complementarias. Es el caso de aquellos mensajes verbales predeterminados, en los que se utiliza voz humana o sintética (comunicación verbal). La podemos escuchar en un simulacro de incendio por ejemplo. Las señales gestuales también serían otro tipo de prevención: Un  movimiento o disposición de los brazos o de las manos en forma codificada para guiar a las personas.

Este tipo de señales las advierten que están realizando maniobras que constituyen un riesgo o peligro. Y es que no solo se puede advertir de un peligro a través de un panel o de una señal lumínica o auditiva. Así, a ciertos colores por ejemplo se les atribuye una significación determinada en relación con la seguridad.  Y es que todo influye en nuestro subconsciente. Tod@s tenemos ciertos colores que inconscientemente ya relacionamos con determinados peligros como es el caso del rojo. Y el amarillo para sustancias tóxicas o inflamables.

 

De modo que todo influye. Recordamos que la señalización resulta de vital importancia en la prevención de riesgos, pero como ya hemos dicho ésta debe ser integral. Es decir, no deja de ser una medida complementaria y no exime al responsable de un lugar del uso de otras medidas preventivas. El objetivo de la prevención de riesgos es eliminarlos y si no se consigue señalizarlos para reducir al máximo el peligro existente.