Instalar sistemas anti incendios en los edificios es fundamental, sin embargo, todavía existen muchos que no cuentan con un adecuado sistema de prevención de incendios. Esto es lo que hace que ocurran accidentes que se podían haber evitado.

Por qué contar con sistemas anti-incendios

La protección contra incendios es muy importante, por eso, contar con un sistema de prevención es fundamental. No sólo se trata de tener extintores y saber usarlos, en el mejor de los casos. Los sistemas anti incendios nos protegen y evitan que sucedan daños indeseados a causa del fuego.

Los motivos por lo que contar con sistemas de detección de incendios son muchos, pero antes, vamos a ver cómo prevenir los incendios.

Claves para la prevención de incendios

La clave para evitar un incendio descansa en contar con la suficiente preparación material e informativa. En cuanto a la preparación material, aquí entran los equipos y las instalaciones, por otro lado, la preparación informativa tiene que ver con la adecuada formación en el uso de dichos equipos.

Si empezamos por los medios materiales, todos los edificios deberían disponer de las siguientes instalaciones y equipos de protección:

Instalaciones para prevenir incendios

  • Extintores portátiles. La correcta colocación de los extintores en espacios interiores, es fundamental. Estos deben estar situados, desde el origen de evacuación a como máximo 15 metros de recorrido en cada planta. Además, tiene que haber un extintor extra en el exterior, próximo a la puerta de acceso.
  • Bocas de Incendio debidamente equipadas. Donde existan materias combustibles sólidas se ha de colocar una boca de incendios debidamente equipada.
  • Ascensor de emergencia. Cuando la altura de evacuación sea superior a los 28 metros, debe haber un ascensor de emergencia.
  • Hidrantes en la zona de acceso al edificio. Teniendo en cuenta la altura de evacuación debe haber al menos un hidrante por cada 10.000 metros cuadrados de superficie construida. Los hidrantes son equipos capaces de suministrar grandes cantidades de agua en poco tiempo.
  • Instalación Automática de extinción. La normativa anti-incendios establece que en todos los edificios cuya altura no exceda los 80 metros debe existir una instalación automática de extinción de incendios.

Además, no sólo se trata de contar con todos estos sistemas y equipos anti incendios, sino que se debe llevar a cabo el conveniente mantenimiento. Para ello, se ha de cumplir con lo establecido en el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios.

Por otro lado, las instalaciones nombradas anteriormente, han de contar con el certificado correspondiente de la empresa instaladora. A su vez, estas empresas han de revisar periódicamente tanto las instalaciones como los certificados, asegurándose de que están en vigor y cumplen con las medias de seguridad requeridas.

Una adecuada información es fundamental para que sepamos no sólo cómo funcionan estos equipos, sino llegado el momento, cómo usarlos. En los centros de trabajo es donde por lo general, las empresas dan formación a sus empleados al respecto de este tema. Comunidades y edificios, así como viviendas particulares, carecen por completo de los conocimientos mínimos para poder evitar este tipo de siniestros.

En qué me beneficia poner un sistema anti incendios

Contar con un sistema anti incendios aporta múltiples beneficios, por no decir que puede salvar nuestras vidas. Los daños materiales y humanos que estos sistemas pueden evitar deberían ser más que motivos suficientes para contar con ellos. Pero veamos cuáles son las principales ventajas de contar con sistemas de detección de incendios:

La detección de olores

La mayoría de los sistemas de seguridad que llevan incorporados los sistemas anti incendios, tienen la capacidad de detectar olores que de otro modo nos pasarían desapercibidos. Muchos de estos olores como el monóxido de carbono, o los escapes de gas son tóxicos y podrían causar serios daños o incluso la muerte si no actuamos a tiempo.

Nos alerta de forma inmediata

Al poner un sistema anti incendios contamos con un sensor que es capaz de detectar el mínimo olor o acumulación de humos. Cuando esto ocurre, el sensor hará que se active una señal de alarma que transmitirá la alerta de incendio al centro de monitoreo. Al mismo tiempo, sonará una alarma auditiva que alertará a las personas que se encuentren en el edificio o inmueble en ese momento.

Vigilancia constante

Los sistemas anti incendios cuentan con dispositivos que monitorizan todo lo que sucede las 24 horas del día. Es decir, están activos 24 horas al día los 365 días del año, por lo que cualquier tipo de incidencia será detectada a tiempo para avisar a los equipos de bomberos.

Mayor control de daños

Puesto que los sistemas anti incendios se activan inmediatamente, podemos actuar con mayor celeridad. Esto hace que los daños se minimicen, pudiendo así rescatar del fuego la mayor parte del mobiliario. Y no sólo el mobiliario, sino que los inmuebles en sí sufrirán menores daños al detectar a tiempo el incendio.

Adaptabilidad de los sistemas anti incendios

Los sistemas de detección de incendios se adaptan a los usuarios, por ello, hay sistemas pensados para personas con discapacidad auditiva. En estos casos, en lugar de una señal auditiva, los equipos emiten luces o vibraciones para alertar a las personas que estén en ese momento en el inmueble.

Flexibilidad en la colocación

La posibilidad de colocar varios dispositivos en diferentes lugares del edificio, o estancia, nos da la seguridad de tener controlado el mayor espacio posible. De esta manera, allí donde se detecte el primer indicio de alarma, automáticamente seremos avisados. A mayor superficie cubierta, menor riesgo de incendio.

Tranquilidad

La tranquilidad es otra de las grandes ventajas de contar con estos sistemas. Si nos ausentamos de nuestro hogar, oficina, o local por un período de tiempo largo, no tendremos que preocuparnos por posibles incendios. Sabremos que en caso de que ocurriera, el sistema se encargará de alertar de manera inmediata.

Por todo esto es conveniente poner sistemas anti incendios en los edificios. Prevenir los accidentes es incluso más importante que actuar a tiempo una vez desatado el incendio. Las empresas profesionales nos pueden asesorar y ayudar en materia de prevención de incendios, tanto con medios materiales como humanos.