Seguro que alguna vez te has preguntado ¿qué hacer si se quema mi casa?, pues hay una serie de pasos que te ayudarán a tomar las mejores decisiones.

8 pasos a seguir en caso de que se queme tu casa

Ver su casa consumida por las llamas es aterrador, además de ser algo que puede pasar más habitualmente de lo que pensamos. Esta experiencia puede cambiar la vida de las personas en muchos ámbitos. No sólo estamos hablando de daños materiales, sino también de las consecuencias emocionales que se derivan de ello.

Las cenizas, el olor a humo, además del daño a la estructura, y las pertenencias, se suman a los daños causados por los bomberos en sus esfuerzos por controlar el incendio. Por este motivo, cuando un incendio tiene lugar, saber qué hacer es fundamental para evitar daños mayores. Pero no siempre sabemos actuar de la forma más asertiva. Muchas veces el miedo nos lleva a cometer imprudencias, o evita que actuemos con la rapidez necesaria.

No obstante, hay una serie de pasos que debes seguir en caso de que se produzca un incendio en tu hogar.

Poner a salvo a todos los miembros de la familia

Lo primero que has de hacer es buscar atención médica si fuera necesario. Después de llamar a los servicios de urgencias: bomberos y ambulancias, no debes entrar en la casa hasta que los servicios profesionales te comuniquen que es seguro hacerlo. El fuego podría resurgir, aunque aparentemente se haya extinguido.

Seguramente los bomberos hayan cortado los suministros de gas y luz, por lo que no es prudente encenderlos de nuevo sin su supervisión. Antes de tomar cualquier decisión con respecto a tu casa, es mejor siempre que consultes cualquier duda con los expertos. De lo contrario, cualquier imprudencia podría ocasionar accidentes no deseados y empeorar la situación.

Es importante también que no comas o bebas nada que haya estado cerca de las llamas, del humo o del agua con que se haya apagado el fuego. Las altas temperaturas habrán dañado la composición de los alimentos y bebidas, por lo que sería perjudicial para tu salud.

Además de ponerte a salvo a ti y tu familia, tus mascotas pueden estar muy asustadas y reaccionar de forma desorientada. Toma nota de su estado y pide ayuda a algún experto si así fuera necesario.

Si a consecuencia del incendio, tu casa ha quedado devastada y no tienes a dónde dirigirte, puedes ponerte en contacto con la Cruz Roja o las entidades locales para que te ayuden a encontrar un lugar seguro donde quedarte.

No entres a ordenar y limpiar tu casa sin la adecuada asesoría

Antes de entrar de nuevo en tu casa, pide consejo al Departamento de Bomberos, a tu agente de seguros o a un especialista en reconstrucción. Hacer reparaciones por tu cuenta no es buena idea, ya que, algunas estructuras han podido quedar dañadas.

Lo mejor es que pidas toda la información que necesites sobre el incendio y los daños antes de ponerte a la acción. Tanto los bomberos, como las compañías de seguros son expertos que te pueden orientar y ayudar al respecto.

Pide un informe del incendio

Cuando te planteas qué hacer si se quema mi casa, tienes que recordar que es muy importante pedir un informe del incendio. El Departamento de Bomberos te facilitará un informe completo con toda la investigación y datos relacionados con el incendio. Esto es imprescindible para poder responder a la información que te requiera tu compañía de seguros y otras autoridades.

Pide consejo a la policía

Puesto que tu casa se va a quedar vacía, es conveniente que pidas consejo al Departamento de Policía. En la mayoría de los casos te indicarán cómo bloquear las entradas para prevenir intrusos.

Ponte en contacto con tu compañía de seguros

Lo primero que has de hacer cuando contactes con la compañía de seguros es preguntarles por la mejor manera de sacar el agua, secar pisos y paredes, cubrir puertas y ventanas, etc.

Una vez resuelvas estas dudas, la compañía te pedirá una lista detallada de las cosas dañadas, sus características y precio. Con el informe del incendio que has obtenido de los bomberos más un inventario de todos los objetos dañados podrás reclamar al seguro.

Mira bien lo que incluye la póliza y lo que no para evitar demoras burocráticas antes de ponerte en contacto con la compañía de seguros. Haz un inventario lo más preciso y ordenado que puedas, todo ello te facilitará enormemente el papeleo.

Protege tu situación económica

Contacta con tu banco para anular las tarjetas de crédito que se hayan dañado o destruido en el incendio. Guarda todos los recibos de los gastos que derivados del siniestro para mostrarlos a la compañía de seguros. Si tenías dinero en efectivo en casa y se han dañado, pero han quedado partes, puedes llevarlos al banco junto al informe de incendios para su cambio.

Si disponías de caja fuerte en tu domicilio y ha quedado inutilizada, puedes contactar con una empresa de cerrajería para recuperar el contenido. En caso contrario, la debes incluir en el inventario que enviarás a la compañía de seguros.

Acude a profesionales para reparar tu hogar

Lo primero que has de hacer es saber si este servicio te lo cubre el seguro. En caso de que no sea así, pide diferentes presupuestos y busca referencias. Hay compañías especializadas en reconstrucción por incendios, tanto a nivel de limpieza, como de arreglo de tuberías, instalaciones, o las estructuras propias de la vivienda.

De la misma manera, si el daño ha sido menor, también puedes acudir a restauradores de muebles. No es necesario que tires los muebles dañados, hay profesionales que los pueden recuperar sin necesidad de que inviertas en unos nuevos.

Renueva tu documentación

Si tu documentación personal ha ardido con el incendio, renuévala cuanto antes. Pide cita en las oficinas locales para recuperar tu carnet de conducir, las actas de nacimiento, el certificado de matrimonio, los títulos de propiedad, testamentos, y toda aquella documentación de valor.

Si sigues estos pasos, podrás recuperarte de forma rápida y segura de las consecuencias de un incendio. Aunque hayas perdido tu hogar de manera momentánea, habrás podido recuperarte del susto y continuar con tu vida.