Es importante tener nociones básicas de primeros auxilios para poder actuar ante posibles accidentes o situaciones de riesgo. En los primeros auxilios hay una serie de técnicas y procedimientos de carácter inmediato que son los que se ofrecen a la persona víctima de accidente o enfermedad repentina.

En qué consisten los primeros auxilios

Las nociones básicas de primeros auxilios nos enseñan que éstos se caracterizan por ser limitados en el tiempo, no tienen carácter profesional y son de ejecución inmediata. A fin de cuentas, es la primera asistencia que recibe una persona en una situación de emergencia.

Dichas técnicas deben ser universales y se recomienda difundirlas al mayor número de personas posibles en todos los ámbitos sociales y profesionales. En cualquier momento puede ocurrir un accidente o sobrevenir una enfermedad que ponga en peligro la vida de alguien. Si tenemos conocimientos básicos de primeros auxilios podremos ayudar a salvar vidas hasta que lleguen los servicios sanitarios.

Signos vitales

Lo primero que hay que hacer es controlar los signos vitales de la persona a tratar. Los signos vitales son: el pulso, la respiración, la temperatura, la tensión arterial, y el reflejo pupilar. Conocer y tener controlados dichos signos vitales nos ayudará enormemente a la hora de tomar decisiones para ayudar a la víctima.

En primer lugar, para tomar el pulso, podemos colocar las puntas de nuestros dedos índice y medio en la parte interna de la muñeca de la víctima, por debajo de la base del pulgar. Presionamos ligeramente y usamos un reloj para contar los latidos durante un minuto. La frecuencia cardiaca normal de una persona adulta es de entre 60 a 100 latidos por minuto. Esto nos servirá para saber si su corazón está trabajando a ritmo normal o si necesitamos tomar alguna acción concreta.

En cuanto a la respiración, comprobaremos que la zona del tórax de la persona herida, sube y baja a consecuencia de la respiración. O bien, acercaremos nuestra oreja a la boca y nariz de la víctima para comprobar que respira.

Otro signo vital a tener muy en cuenta es la temperatura de la persona a la que vamos a ayudar. Saber si tiene un exceso o un descenso de temperatura puede llegar a ser vital.

En cuanto a la tensión arterial, si disponemos del equipamiento para ello, debemos anotar la tensión que presenta la persona herida. Lo adecuado es hacer tres tomas para verificar que los valores son correctos.

Por otra parte, el reflejo pupilar es también de suma importancia. Debemos tomar nota mental de si la pupila está dilatada (midriasis), o contraída (miosis). También podría ocurrir que carece del reflejo fotomotor, todo ello se ha de comunicar a los servicios sanitarios en cuanto lleguen.

Además de observar los signos vitales, hay una serie de técnicas básicas que es importante conocer dentro de los primeros auxilios.

Técnicas básicas de primeros auxilios

Dentro de las nociones básicas de primeros auxilios, hay una serie de técnicas que todos deberíamos conocer:

  • La reanimación cardiorespiratoria o RCP
  • Cómo actuar en caso de atragantamiento o asfixia
  • Cómo tratar quemaduras
  • Manejo y tratamiento de heridas abiertas
  • La forma de actuar frente a una hemorragia
  • Disponer de un botiquín de primeros auxilios si fuera posible

En qué consiste la RCP

La reanimación cardiorespiratoria o RCP mantiene el flujo de sangre oxigenada hacia el cerebro y otros órganos vitales. Esto es de suma importancia hasta que la persona herida reciba el adecuado tratamiento médico. Tenemos que tener en cuenta que, si el corazón se detiene, la falta de sangre oxigenada puede llegar a causar daño cerebral irreversible en cuestión de minutos.

Para hacer la RCP debes conocer la técnica, bien porque has hecho un curso de primeros auxilios, o bien porque alguien te la haya enseñado. Si conoces la técnica, sabrás que los pasos a seguir son los siguientes:

  • Realizar compresiones torácicas para restablecer la circulación sanguínea.
  • Abrir las vías respiratorias y proporcionar respiración de rescate. Recuerda que la respiración de rescate puede ser boca a boca o de boca a nariz.
  • Reanudar las compresiones torácicas para continuar impulsando la circulación.

Deberías continuar con la reanimación cardiorespiratoria hasta que notes signos de movimiento, o bien hasta que el personal sanitario llegue al lugar del accidente.

Atragantamientos y asfixias

Por otra parte, los atragantamientos son más habituales de lo que parece. En estos casos, la maniobra de Heimlich puede salvar muchas vidas. Para realizarla, los pasos son los siguientes:

  • Coloca los brazos alrededor de la cintura de la persona que se está asfixiando.
  • Cierra el puño con una de tus manos y coloca el lado del dedo pulgar de tu puño entre el ombligo y la parte baja de las costillas de la persona a la que vas a ayudar.
  • Coloca tu otra mano sobre tu puño y haz una presión rápida contra el abdomen de la persona. La presión debe hacerse hacia adentro y hacia arriba.
  • Repite las presiones hasta que el objeto salga o la persona pueda volver a respirar.

Qué hacer en caso de quemaduras

En cuanto a las quemaduras, las nociones básicas de primeros auxilios indican que lo primero es eliminar la causa de la quemadura. En segundo lugar, si no hay roturas en la piel, se debe refrescar la zona quemada con agua fría. Si dispones de una toalla limpia, húmeda y fría esto puede reducir considerablemente el dolor. Con esa misma toalla húmeda, se pude envolver la lesión de forma suave hasta que lleguen los servicios médicos.

Heridas abiertas

Por otro lado, si la persona presenta una herida abierta, lo primero que tenemos que hacer es lavarnos las manos para evitar infecciones, dentro de lo posible. Lavar la herida con abundante agua es beneficioso. A continuación, podemos usar presión para detener el sangrado colocando un vendaje limpio húmedo para que no se pegue en la herida.

Hemorragias

Si la persona presenta una hemorragia, hay que diferenciar si es una hemorragia arterial o venosa. Si es arterial, lo sabremos porque la sangre fluye a borbotones y es de color rojo brillante. En este caso lo mejor es colocar a la persona en posición horizontal y elevar la extremidad lesionada. A continuación, haremos presión durante diez minutos para detener la hemorragia. En caso de hemorragia venosa, la sangre fluirá de forma continua y su color es rojo oscuro. En estos casos se coloca a la persona en posición horizontal y se colocan vendas limpias sobre la herida. Si la hemorragia es muy persistente se ha de presionar la herida durante cinco minutos.

Por último, y dentro de lo posible, disponer de un botiquín de primeros auxilios puede ayudarnos mucho a la hora de prestar ayuda.