¿En qué consiste la implantación del Plan de Emergencia?

La implantación del plan de emergencia es una fase fundamental para garantizar que los objetivos del mismo se cumplan en el caso de que sea necesario activarlo. Para ello es necesario comunicar el contenido del plan de emergencia, su puesta en funcionamiento y su mantenimiento.

A continuación, veremos qué es un plan de emergencias, por qué es tan importante y cómo se realiza la implantación del mismo.

Qué es el plan de emergencia

Un plan de emergencia consiste en la planificación y organización de los recursos humanos y técnicos con el objetivo de eliminar o reducir las consecuencias negativas (tanto económicas como humanas) que se producen en una situación de alarma o emergencia.

 

Por qué es importante el plan de emergencia

El plan de emergencia proporciona una serie de beneficios en una empresa en aspectos de seguridad y prevención. Podemos destacar como sus principales ventajas:

  • Minimiza o elimina las consecuencias derivadas de efectos catastróficos, evitando pérdidas económicas y humanas.
  • Ayuda a crear un ambiente de trabajo más tranquilo y confiable.
  • Mejora la capacidad de respuesta del personal ante situaciones de emergencia, disminuyendo la vulnerabilidad de la empresa al contar este personal con la formación adecuada.

 

Cuáles son las fases del plan de emergencia

Las dos fases principales dentro de un plan de emergencia son:

  • Estudio de seguridad. Consiste en la identificación y análisis de los riesgos o deficiencias existentes, y es imprescindible para conocer la dotación de los medios de prevención y protección necesarias.
  • Implantación del plan de emergencia. Esta fase consiste en la planificación desarrollada para la comunicación, puesta en marcha y mantenimiento del plan de Emergencia. Se recogerán una serie de medidas destinadas a asegurar la ejecución del plan en caso de que sea necesario activarlo.

 

Cómo implementar un plan de emergencia

La implantación del plan de emergencia tiene por objeto la puesta en funcionamiento del mismo. La implantación es uno de los cuatro documentos necesarios dentro del plan de emergencia (junto a la evaluación de riesgos, los medios de protección y el plan de emergencias), donde se plasma la planificación para la divulgación, puesta en funcionamiento y mantenimiento del plan.

 

Definir la responsabilidad

Las medidas y acciones a realizar para asegurar la eficacia operativa del plan de emergencia son responsabilidad del titular de la actividad. La implantación involucra al personal de la empresa, como directiva, personal técnico, operarios, y en general, a todos los trabajadores de la empresa.

Los componentes del equipo de emergencia deben tener el perfil personal adecuado, pues la eficacia del plan de emergencia depende en gran medida de la conducta y reacción de las personas ante situaciones de peligro.

Dotación de infraestructuras

Para el correcto funcionamiento del plan de emergencia, así como para adecuarse a reglamentos y disposiciones sobre la seguridad de las instalaciones y las condiciones de trabajo, es necesario dotar de las infraestructuras necesarias (instalaciones y medios de protección, equipos de protección individual, equipos de primeros auxilios, normas de actuación, y señalización.

Formación del personal

Es necesario que todos los trabajadores tengan nociones básicas en materia de autoprotección. El personal que intervendrá en caso de que se produzca un incidente que active el plan de emergencias, deberá recibir una formación específica que les permita actuar de forma eficiente antes este tipo de situación.

La formación adecuada del equipo de emergencia permitirá que dispongan de la información sobre los riesgos potenciales del centro de trabajo, sepan utilizar los medios materiales de autoprotección disponibles, prestar primeros auxilios y saber coordinarse con otros equipos en caso de emergencia.

Simulacros. Será necesario programar al menos una vez al año, un simulacro de emergencia general, con el objetivo de detectar posibles errores y aplicar las medidas correctoras pertinentes. Además, este simulacro servirá de práctica ante situaciones de emergencia.

 

Difusión del Plan de Emergencia

Una parte esencial de la implantación del plan de emergencia es su divulgación y comunicación, tanto a los miembros del personal de la empresa como a los visitantes o personas externas que se encuentren o utilicen las instalaciones. Para ello hay que realizar medidas de carácter formativo e informativo como, por ejemplo:

  • Folletos informativos como medidas de autoprotección o uso de material de autoprotección.
  • Colocar carteles con información sobre actuaciones de prevención de riesgos y comportamientos ante caso de emergencia.
  • Realizar charlas sobre prevención, indicando contenido de la misma y a quién van dirigidas.

Programa de Mantenimiento

La implantación del plan de emergencia requiere del mantenimiento e inspección de los distintos medios de prevención y primeros auxilios, así como de todas las instalaciones. Este mantenimiento debe realizarse de forma periódica y se trata de una medida preventiva que ayuda a detectar fallos o deficiencias que puedan provocar accidentes o producir situaciones de emergencia. Deberán revisarse de forma periódica:

  • Las instalaciones de la empresa, revisando el estado de su infraestructura como escaleras, ventanas, puertas, suelos, etc.
  • Los medios de protección contra incendios, según el Reglamento de Instalaciones de protección contra incendios.
  • El botiquín, comprobando que disponga de todo el material necesario y reponiendo aquél que sea necesario.

Debe llevarse un registro del programa de mantenimiento que incluya qué se ha revisado, quién ha sido el encargado de hacerlo y qué incidencias han sido encontradas (así como la actuación realizada para corregirlas).

La implantación del plan de emergencia consiste en la comunicación, puesta en acción y en el mantenimiento del mismo, incluyendo acciones de formación, información e inspección. Esta fase del plan de emergencias es vital para el éxito del mismo, preparando al personal para reaccionar ante este tipo de situaciones y realizando un mantenimiento óptimo de instalaciones y materiales necesarios.